Teléfono de contacto: 942 36 46 22
Dos de los cinco accidentes mortales se produjeron en el sector de la construcción, el más castigado esta siniestralidad más grave
Dos de los cinco accidentes mortales se produjeron en el sector de la construcción, el más castigado esta siniestralidad más grave

Cantabria acumula ya cinco accidentes laborales mortales en el primer trimestre de este año pese al parón del Covid-19

El departamento de Salud Laboral de UGT aclaró hoy que el parón de la actividad económica por la pandemia del Covid-19 decretada por el Estado de Alarma que entró en vigor el pasado 14 de marzo ha reducido el número de accidentes laborales en Cantabria pero no los más graves, especialmente los mortales, ya que la región acumula ya cinco en el primer trimestre de este año, dos de ellos en el mismo de marzo (uno en la construcción y otro en el transporte).

El sindicato matiza que, desde que el Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST) facilita estadísticas de siniestralidad laboral por meses, los cinco trabajadores fallecidos en su jornada laboral en el primer trimestre de este año es la cifra más alta desde 2008 en el mismo período, a lo que habría que sumar otros 10 siniestros graves, la cuantía más elevada de los tres últimos años.

Según el avance estadístico de siniestralidad laboral del Ministerio de Empleo correspondiente al primer trimestre de este año, Cantabria registra un total de 1.213 siniestros laborales de enero a marzo, casi un 17% menos (248 menos) que los 1.461 acumulados en el mismo período de 2019, aunque esta reducción sólo corresponde a los accidentes catalogados como leves.

De hecho, Salud Laboral-UGT matiza que los cinco accidentes laborales mortales acumulados en el primer trimestre de este año provocan que Cantabria se sitúe como la segunda autonomía española con mayor índice de incidencia de estos siniestros (número de fallecidos por cada 100.000 asalariados con las contingencias de accidentes y enfermedades profesionales cubiertas).

En los tres primeros meses de este año, Cantabria registra un índice de incidencia de siniestralidad laboral mortal de 0,799 accidentes por cada 100.000 asalariados,  sólo superado por el 1,067 de La Rioja, que acumula el mismo número de accidentes laborales mortales que la región, y tres veces más que la media nacional en el mismo concepto (0,262).

Crecimiento constante desde 2011

El propio Ministerio de Empleo reconoce en su avance estadístico del primer trimestre de este año que el número de accidentes laborales podría ser incluso mayor porque “debido a la declaración del Estado de Alarma se ha producido una reducción importante de la actividad económica realizada, así como también se han podido producir retrasos en la tramitación administrativa de los partes de accidentes de trabajo respecto a los plazos habituales”.

De todos modos, UGT insiste en que, “al margen de que estas estadísticas hay que tomarlas con cautela por la incidencia del Covid-19, se confirma que la siniestralidad laboral no deja de crecer en Cantabria desde el año 2011 porque la rigurosidad que se empleó con la prevención de riesgos laborales para reducir máximos históricos con el comienzo de la crisis económica de 2008 con resultados eficaces ha desaparecido en los últimos 10 años, dando paso a una relajación y a un incumplimiento de la normativa legal que no es aceptable bajo ningún concepto”.

 

Información o enlaces relacionados:

 


Identificación

¿Olvidaste tu contraseña?

Ir al contenido