Teléfono de contacto: 942 36 46 22 | Correo interno | Intranet

Mariano Carmona, Secretario General de UGT Cantabria

Crisis industrial o dejadez ante el cambio climático

El Gobierno  no ha hecho los deberes y el resultado de esta inacción es el goteo de regulaciones de empleo en las principales empresas de Cantabria

La celebración de la Conferencia sobre el Cambio Climático COP25 en Madrid ha venido a coincidir con una oleada de re­gulaciones de empleo en la industria de Cantabria, que en realidad está vinculada precisa­mente a la dejadez e inacción ante los retos del cambio climático y a la falta de adopción de una serie de medidas que UGT viene reclamando al Go­bierno regional en los últimos años en todos los foros institucionales habidos y por haber.

Salvo casos excepcionales, la mayor parte de los ERE o los ERTE que afectan al sector indus­trial cántabro no responden exclusivamente a la coyuntura global como llegan a argumentar algunos po­líticos de la región como si se tratase de un desastre natural imprevisible; la ac­tual crisis industrial es y era previsible porque, simplemen­te, no se han hecho los deberes en los últimos años para conseguir que las medidas encamina­das a frenar el cam­bio climático se ha­gan mediante una transición justa.

Se han constitui­do en la región me­sas del diálogo social sobre el medio am­biente, se ha debati­do sobre la necesidad de afrontar esa tran­sición energética de una manera justa, de adaptar y acercar nuestras industrias al futuro productivo descarbonizado y basado en energías limpias y renovables; pero nada se ha he­cho para que estas medidas se adopten sin generar desempleo o se acometan para una transición de unos empleos decadentes a otros dignos, seguros y sostenibles.

El resultado de esta inacción es el goteo de re­gulaciones de empleo en las principales industrias de Cantabria, bien vinculados a la incertidumbre en el sector de la automoción por el futuro de los vehículos eléctricos o bien porque las fábricas de alto consumo energético no pueden seguir produ­ciendo con una energía fósil tradicional cada vez más cara.

UGT lo ha planteado en la Concertación Social de Cantabria por activa y por pasiva, es urgente po­nerse a la tarea de una vez por todas y adoptar las medidas oportunas, aunque eso sí desde la refle­xión, no desde la improvisación a la que tanto han recurrido los políticos de la región y de España por­que el problema es común en toda la geografía na­cional.

No tiene sentido que nada se haya hecho al res­pecto cuando además hay fondos económicos eu­ropeos específicos para ello que países como Fran­cia llevan utilizando desde hace tiempo. Todo lo que se haga, se tiene que hacer ya y recuperar el tiempo perdido en algo tan esencial para el futu­ro de la industria, el de la economía y el de la pro­pia comunidad autónoma.

De todos modos, para UGT hay una serie de ob­jetivos irrenunciables e imperiosamente necesa­rios para ese modelo de transición energética jus­ta en Cantabria, como la de disponer de un Plan Regional de Ordenación del Territorio elaborado desde lo público, por lo público y con sentido de servicio público. Un plan que dé garantías jurídi­cas con un horizonte de al menos 40 años.

A ello se une algo tan elemental como un Plan Energético de Cantabria, que como con todas las demás medidas a adoptar se haga desde la planifi­cación, huyendo de esa improvisación que tan mala compa­ñera de viaje es en cuestiones tan tras­cendentes.

Además de las in­dustrias afectadas por la descarbonización, hay otras actividades económicas afecta­das directamente por las consecuencias del cambio climático, como todas aquellas actividades ubica­das en zonas coste­ras o en áreas de ri­bera amenazadas por la subida del nivel del mar o por ser poten­cialmente inundables.

En este caso algunas están pendientes de reno­vación de las concesiones, como las localizadas en el Polígono de Raos, y otras simplemente están pendientes de la propia evolución de la naturale­za y de aquellos fenómenos meteorológicos que pueden afectar a sus instalaciones.

Se requiere por tanto soluciones concretas para todos los sectores o subsectores económicos afec­tados por las nuevas medidas y la legislación eu­ropea; hay que conocer quiénes van a ser los que peor lo van a pasar por la obligada transición a las energías renovables y quiénes van a sufrir pérdi­das de empleo significativas que hay que compen­sar con otro tipo de actividades o industrias com­patibles con las nuevas exigencias legales.

A muchos se les llena ahora la boca con los Ob­jetivos de Desarrollo Sostenible, la Unión General de Trabajadores lleva desde su nacimiento luchan­do por ellos aunque no tuvieran específicamente ese nombre ni estuvieran tan de moda como aho­ra; por ello seguimos luchando y por ello exigimos garantías de trabajo digno, seguro y saludable para todos los trabajadores y trabajadoras de Cantabria.


Identificación

¿Olvidaste tu contraseña?

Ir al contenido