Teléfono de contacto: 942 36 46 22 | Correo interno | Intranet
La industria cántabra ha perdido más de un 30% del empleo que tenía hace ocho años, la mitad de ellos del sector siderometalúrgico

La industria cántabra pierde 16.000 empleos con la crisis y baja de los 35.000 por primera vez desde 1996

Un informe de UGT-FICA aclara que la región es la segunda autonomía española con mayor pérdida de empleo en la industria desde 2008, un 31,8%, sólo superada por Canarias

La industria de Cantabria registró en el tercer trimestre de este año 34.757 empleos, lo que implica el menor número registrado por la Encuesta de Población Activa (EPA) en este período desde 1996, tras registrarse un descenso de más de un 30% (-31,8%) ó 16.264 ocupados industriales desde el inicio de la crisis económica en 2008, según un informe de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT.

La mencionada pérdida de empleo industrial en Cantabria en los últimos ocho años es la segunda mayor de todas las autonomías españolas después de la registrada en Canarias (-42,7%) y sitúa el número de ocupados en el sector secundario de la región en los niveles posteriores a la reconversión industrial de los años ochenta del siglo pasado.

UGT-FICA aclara al respecto que, según la EPA, Cantabria contaba con más de 50.000 empleos industriales en los años setenta, aunque tras aplicarse las primeras medidas de la reconversión industrial exigida por la Comunidad Económica Europea a España a partir de 1980, esa cifra se fue reduciendo hasta tocar fondo en 1996 con poco más de 32.000 ocupados, aunque al año siguiente se superaron los 37.000.

Desde esos 37.000 empleos de 1997 y hasta la actualidad, el número de trabajadores del sector industrial cántabro no había bajado del mencionado límite mínimo de los 35.000 e incluso recuperó el nivel de los 50.000 en el año 2008, con 51.021 ocupados, ahora reducidos a los citados 34.757.

En España, el empleo industrial también ha sufrido una significativa disminución de más de medio millón de ocupados (-560.400) en los últimos ocho años, aunque en términos relativos o porcentuales esta reducción es de un 17,3% (de 3.231.100 a 2.670.700 ocupados), 14 puntos menos que en Cantabria.

UGT-FICA subraya que a los más de 16.000 empleos industriales menos contabilizados en Cantabria desde 2008, se unen otros 20.000 (-20.021) en el sector de la construcción, que en la actualidad cuenta con 14.216 ocupados, casi un 59% menos que los 34.237 de hace ocho años.

Un 40%, en la industria del metal

Por subsectores industriales, según la EPA, entre los años 2008 y 2016 (última estadística disponible), la industria cántabra perdió 13.952 empleos (sin la reducción adicional de 2.312 en 2017), de los que más de la mitad correspondieron a la del metal (-7.642), que ha pasado de casi 26.000 (25.954) a 18.312 ocupados (-29,4%), aunque sigue acaparando casi la mitad de todo el empleo industrial de la región.

La otra industria con más empleo en Cantabria, la agroalimentaria, también ha visto descender su población ocupada pero en menor medida, un 8% con 643 trabajadores menos, pasando de algo más de 8.000 (8.025) a 7.382, el 20% de la población ocupada industrial de la región.

El informe matiza que en todos los subsectores de la industria cántabra el nivel de empleo ha descendido, aunque especialmente en la mencionada del metal; la vinculada a la producción de madera y corcho, que se reduce por encima del 48% con 1.827 ocupados menos (de 3.737 a 1.910); y la de caucho y productos plásticos, con un disminución de cerca de un 46% y 1.300 empleos menos (de 2.884 a 1.584 ocupados).

Menos empleo y mucho más precario

Como precisa el secretario general de UGT-FICA en Cantabria, Luis Díez, “el sector industrial ha perdido empleo en cantidad y en calidad porque ocho de cada 10 de esos empleos menos contabilizados son de asalariados con un contrato indefinido y a tiempo completo que ahora se sustituyen por nuevos empleos incluso más precarios que en otros sectores”.

De los 16.264 ocupados menos registrados en el sector industrial cántabro desde 2008, un 84% son asalariados (-13.741) y de ellos un 85% con un contrato indefinido (-11.669) y casi el 97% con jornadas a tiempo completo (-13.305).

“El gran problema ya no es sólo el escaso empleo existente hoy en día en nuestra industria, también que el que se genera en la actualidad es el más temporal y precario registrado hasta ahora”, subraya Díez, que agrega que  “hasta el año 2014 el sector industrial cántabro nunca había superado el 90% de contratación temporal, aunque ese año pasó a registrar un 95,4% de contratos eventuales, superando por primera vez a los demás sectores, y desde entonces no ha dejado de crecer por encima de esos niveles de eventualidad”.

Cantabria registró la mayor cifra de contratos de trabajo en el sector industrial contabilizada hasta ahora el año pasado, 44.106, aunque como puntualiza el responsable regional de UGT-FICA, “casi un 96% de esos contratos fueron temporales (42.298) y no generaron más empleos en el sector, sino todo lo contrario, lo que confirma esa precariedad laboral creciente”.

 “Es evidente que este cambio brusco hacia una contratación más temporal que nunca y superior a la de otros sectores a los que siempre se les asociaba con el empleo más eventual y precario, como el de los servicios, aclara cómo está evolucionando la industria cántabra en todo lo relacionado con el nuevo empleo que se genera, que no alcanza al que había antes de la crisis ni en número, ni en estabilidad, ni en jornada ni, subsiguientemente, en el salario”, apunta Díez.

Casi cuatro contratos por persona

Según el Servicio Cántabro de Empleo (EMCAN), la industria fue el sector con mayor índice de rotación contractual (contratos firmados por la misma persona) en 2016, con una media de 3,85 contratos por persona (44.106 contratos firmados por 11.470 contratados), lo que reafirma aún más que “el nuevo empleo es tan precario y efímero que la misma persona tiene que firmar muchos contratos temporales a lo largo del año”, subraya el responsable regional de FICA-UGT.

El informe del sindicato precisa que, desde el año 2014 la industria pasó a ser el sector económico de la región con más contratación temporal y también el de mayor rotación contractual, superando por primera vez a los servicios con 3,4 contratos por persona (2,8 en los servicios), y “desde entonces no ha cesado de crecer la media de contratos que suscribe cada año un trabajador industrial”.

 

Información relacionada:

 


Identificación

¿Olvidaste tu contraseña?

Ir al contenido