Teléfono de contacto: 942 36 46 22 | Correo interno | Intranet
Imagen de uno de los centros de AMPROS en Cantabria
lunes, 23 abril 2018

Los sindicatos acusan a AMPROS de gastar dinero público en despidos improcedentes de trabajadores


Los comités de empresa de los dos centros de la asociación dedicada a personas con discapacidad intelectual denuncian que desde 2012 se han empleado 150.000 euros en despidos

Los comités de empresa del Centro Especial de Empleo y de los Servicios Sociales de la empresa AMPROS han denunciado hoy en un comunicado el nulo respeto de la asociación dedicada a personas con discapacidad intelectual a los derechos laborales de sus trabajadores y el gasto de unos 150.000 euros en despidos improcedentes desde el año 2012.

Los sindicatos aclaran que “los trabajadores no quieren seguir perdiendo derechos laborales” y denuncian “la forma en que la empresa está despidiendo a sus empleados, -con reconocimiento de la improcedencia en la mayoría de los casos-, la doble estructura legal sobre la que actúa la asociación y la falta de transparencia en una entidad que recibe miles de euros”.

La empresa AMPROS cuenta con unos 400 trabajadores y trabajadoras y desde 2012 ha realizado operaciones poco respetuosas con los derechos laborales, ya que según recuerdan los comités de empresa, “en ese año ya promovió un ERE (Expediente de Regulación de Empleo), que afectaba a 97 personas con discapacidad intelectual y que la Dirección de Trabajo rechazó resolución administrativa”.

Además, AMPROS realizó un descuelgue salarial que afectó a gran parte del personal y el dinero obtenido en este descuelgue salarial fue utilizado para acuerdos y despidos improcedentes”, tal y como matizan los sindicatos, que agregan que “los trabajadores sufren congelación salarial en los últimos 4 años en AMPROS Servicios Sociales y 5 años en AMPROS Centro Especial de Empleo”.

Los comités de empresa denuncian también “la falta de acceso a la información económica de la organización, ya que prohíben a los trabajadores y trabajadoras asistir a la Junta Directiva y a la Asamblea General, como venía siendo habitual. De hecho, se desconocen los salarios de cinco directivos además de pluses pactados que perciben ciertos trabajadores”.

Los sindicatos recuerdan que en la resolución de la Dirección General de Trabajo sobre el ERE planteado en su momento por AMPROS se precisaba que esta asociación “es una entidad singular pero parece que la diferencia de regulación jurídica de las relaciones de trabajo mediante la existencia de dos convenios colectivos distinto no constituye un instrumento que, en principio, coadyuve a la integración plena de los trabajadores/as discapacitados/as”.

Es más, la resolución de la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Cantabria añadía que “si la propia entidad AMPROS ofrece estas distinciones, más parece que está perpetuando en el seno de su organización económico-productiva y empresarial los problemas de reconocimiento e integración del colectivo de personas a quienes representa y presta apoyo y servicios…”

También la resolución recogía que “cabe señalar las abundantes ayudas públicas que perciben estos Centros Especiales de Empleo para la creación y el mantenimiento de los puestos de trabajo de las personas discapacitadas que prestan sus servicios en ellos. Por ello, resulta difícilmente entendible pretender al mismo tiempo, por un lado, percibir estas ayudas y, por otro, actuar como empresas de régimen común”.

Ambos comités de empresa consideran que, ante la cuestionable gestión económica y laboral que viene perpetuando AMPROS, se encuentran en una situación insostenible, por lo que solicitan al Gobierno de Cantabria que realice una auditoría de viabilidad, como ya han realizado en otras entidades.