Teléfono de contacto: 942 36 46 22 | Correo interno | Intranet
Concentración de vigilantes de seguridad en Santander
martes, 4 julio 2017

Los sindicatos exigen en una concentración en Santander un nuevo convenio colectivo de seguridad privada “sin recortes”

UGT, CSIF y USO advierten que el deterioro laboral y salarial en las grandes empresas de seguridad privada está incentivando la «piratería empresarial» de las demás

Los sindicatos UGT, CSIF y USO exigieron hoy, en una concentración de protesta ante la sede de la Delegación de Defensa en Santander secundada por cerca de un centenar de personas, un nuevo convenio colectivo estatal de seguridad privada “sin recortes” en un sector “donde ya predominan los bajos salarios y la precariedad laboral”.

Según precisó el responsable regional de Seguridad Privada de UGT, Alberto González, “nuestro objetivo es que se desbloquee  la negociación del nuevo convenio colectivo y que sirva como referencia básica en todo el sector, donde ahora predomina la piratería empresarial y la lucha por las empresas por hacerse con los servicios con el menor presupuesto posible”.

González recordó que la patronal del sector de seguridad privada, que emplea en España a 90.000 vigilantes, un millar de ellos en Cantabria, plantea “recortes inaceptables” en el nuevo convenio colectivo, como la congelación salarial para 2017, la reducción o eliminación de la antigüedad o penalizar las bajas laborales de corta duración.

“En un sector con gran precariedad laboral y un salario medio de unos 1.000 euros, si la patronal de las grandes empresas rebaja las condiciones laborales, económicas y sociales del convenio colectivo sectorial, abrirá las puertas aún más a la piratería empresarial y a que las demás las rebajen todavía más”, agregó el responsable regional de Seguridad Privada de UGT.

En el mismo sentido se expresó su homólogo de CSIF, José Ángel Trapero, que destacó que “hoy en día ni siquiera las grandes empresas del sector apuestan por un empleo digno cuando son las que tendrían que garantizar el futuro de esta profesión, y lo que es peor, invitan a las empresas más pequeñas a firmar sus propios convenios colectivos muy por debajo del sectorial y a tirar los precios del servicio”.

Tal y como recordó el responsable del sector de seguridad privada de USO, Gerardo Prieto, la adjudicación de servicios de seguridad privada en la Administración pública está propiciando de por sí un aumento de esta piratería “porque simplemente se valora exclusivamente la oferta empresarial más barata”.

Críticas a Marsegur

La concentración convocada hoy por los sindicatos UGT, CSIF y USO en Santander, que se está repitiendo en toda la geografía nacional desde el pasado 27 de junio, se ha desarrollado ante la sede de la Delegación de Defensa “porque precisamente ha adjudicado el servicio de seguridad privada a una de estas empresas piratas, Marsegur”, destacaron los responsables regionales de seguridad privada de los tres sindicatos.

“Esta empresa ha elaborado su propio convenio colectivo, que ya ha sido anulado por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, para, entre otras cosas, rebajar un 40% (unos 400 euros mensuales) el salario de los vigilantes de seguridad de la Delegación de Defensa en Cantabria”, puntualizó el portavoz de UGT.

 

Siniestralidad en Cantabria