Teléfono de contacto: 942 36 46 22
La educación infantil en Cantabria, como las demás etapas educativas, reanudará su actividad presencial el próximo curso en septiembre
La educación infantil en Cantabria, como las demás etapas educativas, reanudará su actividad presencial el próximo curso en septiembre

Los sindicatos rechazan enterarse en medios de comunicación que las aulas de infantil de Cantabria no abrirán en mayo

La Junta de Personal Docente (UGT, STEC, ANPE, TU, CCOO y CSIF) ha criticado en un comunicado que se haya tenido que enterar a través de los medios de comunicación de la decisión de la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria de dar marcha atrás en su postura inicial de reanudar este mes de mayo la actividad presencial en algunas etapas educativas, incluida la infantil de 0 a 6 años, y posponerlo al mes de septiembre con el comienzo del nuevo curso escolar 2020-2021.

Para los sindicatos docentes de la enseñanza pública no universitaria de Cantabria, es un ejemplo más del desprecio de la Consejería de Educación a “los representantes de casi 8.000 docentes”, que desde un principio propusieron que “no haya apertura para la actividad presencial en ninguna etapa educativa en lo que queda de curso, tal y como ahora se ha decidido en la región, lo que demuestra que no es una medida impuesta por el Ministerio de Educación sino que corresponde a las competencias de las comunidades autónomas”.

“No se dan las necesarias garantías sanitarias para ello y no existe, salvo alguna excepción, ventajas pedagógicas para tres semanas escasas del actual curso”, agrega la Junta de Personal Docente de Cantabria, que hace un nuevo llamamiento a la Consejería de Educación para que retorne el diálogo con los sindicatos.

“Hacemos un llamamiento a que se retome el diálogo interrumpido por la Consejería, que abandone el hermetismo que ha venido manteniendo en este tema y se siente a negociar con los representantes del profesorado”, agregan los sindicatos de la Junta de Personal Docente, que exigen una negociación inmediata en la planificación del próximo curso académico.

Una reapertura inviable

El Sector de Enseñanza de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT en Cantabria ya había rechazado desde un primer momento la propuesta de reabrir de manera inmediata en este mes de mayo las aulas de educación infantil porque “simplemente es inviable por criterios de salud pública”.

Como argumentó el sindicato, “el carácter educativo de la etapa de 0 a 6 años, con niños más acostumbrados al contacto personal entre ellos que en otras etapas educativas, contrasta con la idea asistencial que se pretende dar a la educación infantil desde distintas administraciones públicas”.

Por ello, el sindicato recalcaba que “únicamente se podrá reanudar la actividad escolar presencial en la educación infantil cuando se cumplan los criterios de seguridad sanitaria recomendados, principalmente cuando se puedan hacer pruebas diagnósticas PCR a todos los trabajadores, cuando se garanticen las distancias de seguridad y cuando haya una desinfección previa y periódica de los centros, tanto en las aulas como en el resto de sus instalaciones”.

“Si no se garantizan estos requisitos, además de equipos de protección individual, la disponibilidad de desinfectantes de uso rápido y enseres individualizados junto a protocolos de actuación con medidas concretas para la eliminación de residuos, el volver a las aulas de educación infantil en este mes de mayo es simplemente inviable”, reiteraba el Sector de Enseñanza de FeSP-UGT en Cantabria.

Para el sindicato, no era admisible la carrera por ver qué administración pública desescala antes y con qué tipo de educación infantil, independientemente de que fuera pública o privada o estuviera integrada o no en colegios con otras etapas educativas; se trataba de “garantizar una vuelta presencial con todas las medidas de seguridad que sean necesarias y debidamente consensuadas con los sindicatos, partiendo de la base que cualquier riesgo de la salud de los profesionales y del alumnado no es negociable”.

Además, UGT ya advertía que no era aceptable la libertad de elección de las familias para abrir en unos momentos como los actuales las aulas de educación infantil sin los criterios de seguridad sanitaria adecuados y reprochaba a las administraciones públicas que “no se puede abocar al sector de educación infantil a la mera asistencia a los padres que trabajan y a un servicio de conciliación porque la educación es infantil es eso, educación”.

 

Información o enlaces relacionados:

 


Identificación

¿Olvidaste tu contraseña?

Ir al contenido