Teléfono de contacto: 942 36 46 22
UGT plantea un salario mínimo de 1.000 euros para esta legislatura

UGT inicia la campaña “Ponte a 1.000 euros” para implantar un salario mínimo acorde con la recuperación económica

El sindicato planteará al Gobierno español y a la patronal un salario mínimo de un millar de euros para antes de que acabe esta legislatura

UGT ha presentado hoy la campaña nacional “Ponte a 1.000 euros” con la que el sindicato reclamará la implantación de un salario mínimo interprofesional de un millar de euros mensuales que haga partícipes a los trabajadores de una recuperación económica “que por ahora sólo se refleja en los beneficios empresariales”.

Así lo aseguró en una rueda de prensa el secretario confederal de Acción Sindical de UGT, Gonzalo Pino, que recordó que “un trabajador que no llegue a mileurista no puede hacer frente ni al 50% de los gastos comunes” y que incluso un 10% de los trabajadores españoles no pueden sufragar por completo los gastos de alimentación (350 euros al mes).

Pino recalcó que el objetivo de UGT es que este salario mínimo interprofesional de 1.000 euros mensuales sea una realidad antes de que acabe la actual legislatura política y que así se lo demandarán tanto al Gobierno de Mariano Rajoy como a la patronal en la negociación del Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva.

“Se trata de que la recuperación económica vaya acompañada de salarios dignos y empleos de calidad para que no sólo se refleje en los beneficios empresariales, que siguen creciendo y ya están al nivel previo a la crisis económica”, agregó el responsable estatal de Acción Sindical de UGT.

Pino matizó que los salarios reales en España han sufrido un retroceso de más de 5 puntos entre 2009 y 2016 (-5,4%) y que esta devaluación salarial se ha cebado con los que ya tenían de por sí un menor sueldo, cuya remuneración media disminuye por encima del 20%.

“No queremos que sea una campaña más, que termina cuando pasan unos meses, queremos que sea un objetivo a conseguir”, afirmó el secretario confederal de Acción Sindical de UGT.

Salario mínimo para la recuperación de todos

La campaña de UGT viene avalada por las propias cifras oficiales, tanto económicas como laborales, que difunde el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirma un aumento progresivo del peso de los beneficios empresariales en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) coincidente con un descenso del de las rentas salariales.

En Cantabria, en el año 2008 las remuneraciones de los asalariados representaban el 47,7% del PIB regional, que se completaba con un 42,4% de beneficios o excedentes empresariales y un 9,9% de impuestos netos sobre la producción y las importaciones.

Al cierre del año pasado, estos porcentajes habían variado significativamente, ya que el correspondiente a las rentas salariales habían disminuido en Cantabria un 1,4%, pasando del mencionado 47,7 al 46,3%; mientras que los beneficios empresariales crecen más de 2 puntos (de 42,4 a 44,5%) y los impuestos se reducían siete décimas (de 9,9 a 9,2%).

Esta disminución de las rentas salariales en el PIB regional, que en España se incrementa a más de un 2%, responden a una evolución de los salarios muy por debajo de la de los precios y a la pérdida general de cantidad y de calidad del empleo, sobre todo a partir de la reforma laboral de 2012.

Desde el inicio de la crisis económica hasta el año 2012 cuando se implantó la última reforma laboral, Cantabria perdió 16.711 asalariados (-7,9%) por un brusco descenso de más de 23.649 con un contrato temporal (los indefinidos aumentaron un 4,6%, con 6.398 más).

Por el contrario, como subraya la Secretaría de Empleo de UGT en Cantabria, desde la reforma laboral de 2012 hasta este año (segundo trimestre de 2017), todo el empleo generado en la región ha sido temporal y además del más precario (casi un 40% de los contratos son de menos de cinco días).

Desde 2012 a 2017, Cantabria acumula una pérdida de 8.126 asalariados con un contrato indefinido (-5,2%) y, sin embargo, los que tienen un contrato temporal se han incrementado en casi un 35% (+12.154).

De hecho, según la Tesorería de la Seguridad Social, los ingresos por cotizaciones sociales de los trabajadores han disminuido en Cantabria más de un 7% (-77.218.366 millones de euros) desde 2012 a 2016, pese a que la región cuenta con 14.628 ocupados más, lo que, como matiza UGT, “es signo evidente del empleo precario y de escasa cotización que está provocando la última reforma laboral”.

 

Información relacionada:


Ir al contenido