Teléfono de contacto: 942 36 46 22
Cartel promocional de la campaña de UGT

Cantabria registra el mayor número de accidentes laborales sin baja desde 2010, tras aumentar un 24% en los cinco últimos años

UGT inicia una campaña para denunciar el aumento de siniestros que deberían ser declarados con baja pero son derivados a la sanidad pública

Cantabria registró el año pasado 9.669 accidentes laborales sin baja, el mayor número registrado en la región desde 2010 y tras cinco años consecutivos de aumento donde este tipo de siniestros han repuntado un 24% y ya duplican en la actualidad a los 5.476 declarados con baja laboral, según precisa un informe de UGT elaborado con estadísticas del ICASST (Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo).

El informe del departamento de Salud Laboral de UGT se enmarca en una campaña que el sindicato iniciará este lunes 25 de marzo en los centros de trabajo de la región para detectar y denunciar los siniestros declarados sin baja pese a que existan causas e indicios para ser catalogados con una baja laboral.

De hecho, según un estudio interno realizado por UGT con la información recopilada por sus secciones sindicales y delegados de prevención en las principales empresas y sectores de actividad económica de la región, cerca de un 75% de los accidentes laborales sin baja consultados tenían indicios razonables de haber sido declarados con baja laboral.

El sindicato matiza que la mayor parte de estos siniestros analizados corresponden a trastornos músculo esqueléticos en los que las mutuas no reconocen su origen laboral y terminan siendo derivados a contingencias comunes sin una baja laboral que los cubra.

Como puntualiza la responsable regional de Salud Laboral de UGT, Mónica Calonge, «en 2007 había 1.900 accidentes laborales sin baja más que con baja (12.285 por 10.298) y ahora esa diferencia se ha duplicado y ya tenemos casi 4.200 más en relación a los 5.476 accidentes con baja declarados el año pasado, lo que no concuerda con la verdadera realidad de la salud laboral en los centros de trabajo y carece de una explicación lógica salvo que sea por determinados intereses».

UGT precisa en su informe que las distintas informaciones y estadísticas recopiladas para su campaña, «9.669 accidentes ¿sin baja?, tu salud, tu derecho, que no lo vulneren», confirman que «con la crisis económica se inició esta tendencia que multiplica sorprendentemente los siniestros sin baja en relación a los que la tienen y que no ha desaparecido en estos últimos años de recuperación económica».

Los accidentes laborales sin baja disminuyeron en Cantabria de 2007 a 2013 en coincidencia con la crisis económica y una pérdida de casi un 40% del empleo asalariado en la región, aunque no han cesado de incrementarse desde el año 2013, cuando se ha pasado de 7.816 a los 9.669 contabilizados al término de 2018.

Trampas de mutuas y empresas

La responsable regional de Salud Laboral de UGT agrega que, según la información facilitada por las secciones sindicales y los delegados de prevención del sindicato, «esta tendencia responde a dos hechos fundamentales, el endurecimiento de los criterios de las mutuas para reconocer la baja laboral en un accidente y la connivencia de la propia mutua y algunas empresas para generar un puesto de trabajo ficticio compatible con la lesión del trabajador».

«En la primera, la mutua de accidentes desvía en todo lo posible el accidente a una contingencia común para que sea tratada por la sanidad pública, sobre todo los siniestros con trastornos músculo esqueléticos; y en la segunda, se alían la mutua y las empresas para evitar lo que debería ser una incapacidad temporal», puntualiza la responsable regional de Salud Laboral de UGT.

«Nos encontramos con trabajadores y trabajadoras que se derivan al sistema público de salud por mero interés de las mutuas o de las empresas y con los perjuicios económicos que ello conlleva; y, además, también nos los encontramos accidentados y ocupando un puesto de trabajo  inexistente en la actividad normal de la empresa con dolores, falta de movilidad psicomotriz y hasta con fracturas y heridas, sin que exista evaluación de riesgo alguna sobre ese puesto de trabajo ficticio», subraya Calonge.

La sindicalista asegura que la campaña de UGT «está más que justificado porque sólo hay que ver la evolución estadística de los dos tipos de accidentes laborales para comprobar que algo está pasando con los que no llevan baja laboral, ya que hasta ahora nunca se había dado que unos crezcan tanto en comparación a los otros».

«Sería una gran noticia que en realidad aumentaran en esta medida los accidentes laborales sin baja, que no dejan de ser más incidentes que accidentes, pero lo malo es que no se corresponde con la realidad ni mucho menos sino con una situación donde predomina la manipulación y los siniestros sin baja que son claramente fraudulentos», agrega la responsable regional de Salud Laboral de UGT.

Para Calonge, «lo que está sucediendo ahora no sólo va en contra de la dignidad del trabajador sino del propio concepto de seguridad y salud y de la prevención de riesgos laborales, que es utilizada por muchas empresas como una mera operación de maquillaje para aparentar ser socialmente responsable y poder acceder a las subvenciones disponibles».

 

Información o enlaces relacionados:

 


Identificación

¿Olvidaste tu contraseña?

Ir al contenido